Sign Up for Email Alerts Visit us on Twitter Visit us on Facebook Visit us on YouTube Subscribe to RSS Feeds


 

Capítulo 10 - Disparidades

Change Text Size:   Smaller Text Size   Larger Text Size   Default Text Size    

NOTE: Charts and graphs for this chapter are listed in the right column of the page.
CAPÍTULO 10 - DISPARIDADES

Content Last Updated: 6/8/2010 7:32:32 PM
Graphics Last Updated: 7/1/2009 9:23:39 AM
Note: Terms in green will show glossary definitions when clicked.

Escrito originalmente por Lisa Swirsky, Alianza para la Reforma de Salud. Revisado en abril de 2010 por Brian Smedley, Centro conjunto para estudios políticos y económicos. Este capítulo fue posible gracias a la Fundación Robert Wood Johnson.

INFORMACIÓN A LA MANO

  • Alrededor de un tercio de la población estadounidense se identifica a sí misma como una minoría racial y étnica. Se anticipa que esta proporción se incrementará a más de la mitad de la población para 2042. 1
  • Entre los niños menores de cinco años, casi una mitad (47 por ciento) pertenecieron a un grupo minoritario en 2008. Una cuarta parte de ellos fueron hispanos.2
  • Se estima, conforme a un estudio de 2009, que los costos médicos directos asociados con las inequidades de salud totalizaron $229 mil millones ($229 billones en inglés) en los años 2003 a 2006.3  
  • Además de los costos indirectos asociados con las inequidades, tales como la pérdida de salarios y productividad y la pérdida de ingresos fiscales, los costos totales por inequidades de salud y muerte prematura para el país fueron de $1.24 mil millones ($1.24 billones en inglés) en el mismo periodo.4
  • La ley de la reforma de salud de 2010 requiere que todos los programas de salud y de salud pública financiados por el gobierno federal recopilen la información y pasen los datos sobre raza, etnicidad, condiciones socioeconómicas, conocimientos sobre el tema y lengua materna al Departamento de salud y servicios humanos de Estados Unidos.
  • Además, la ley incluye un requisito que estandarizaría la recopilación de datos frente a las disparidades de salud en Medicaid y el programa de seguro médico infantil (CHIP).

Suggest Edits

ANTECEDENTES

Las desigualdades en la atención de salud entre los blancos y las minorías raciales y étnicas han persistido por décadas, a pesar de los intensos esfuerzos de los profesionales de salud, gobiernos y grupos no gubernamentales.

Pero un creciente enfoque sobre el problema de las disparidades raciales y étnicas en salud y las disparidades en sí, incluyendo las prerrogativas de la ley de la reforma de salud de 2010, ofrece la promesa de que las soluciones, ciertamente existen.

Alrededor de un tercio de la población estadounidense se identifica a sí misma como una minoría racial y étnica. 5 Se anticipa que esta proporción crecerá a más de la mitad de la población para 2042.6   Entre los niños menores de 5 años, casi una mitad pertenece por hoy a grupos de minorías.7   

Esta tendencia ya tiene significativas implicaciones para la salud y el sistema de salud del país. Es un hecho inexorable que las condiciones de salud de algunos grupos raciales y étnicos minoritarios continúen a la zaga de la de los blancos. Por ejemplo:

  • Mientras la brecha de la expectativa de vida entre afroamericanos y blancos se ha contraído ligeramente en las últimas dos décadas, se presume que los afroamericanos aún están dentro de un rango de vida de entre 6 a 10 años menos que los blancos, y que enfrentan más altos índices de enfermedades y mortalidad.8  
  • La prevalencia de la diabetes es dos veces mayor entre los indios estadounidenses y los nativos de Alaska  que entre todos los adultos en Estados Unidos;9
  • Es probable que las mujeres hispanas y vietnamitas sean dos veces más propensas a enfrentar un cáncer cervical que las mujeres blancas. 10
  • Los afroamericanos experimentan una tasa de mortalidad infantil 2.5 veces más alta que los blancos. 11

Estas disparidades raciales y étnicas se han reducido, pero persisten, cuando los investigadores examinan las diferencias en los niveles de ingresos y educación. Por ejemplo, los mayores niveles de educación entre las madres están asociados con un riesgo menor de dar a luz niños de bajo peso entre todos los grupos raciales y étnicos, pero las disparidades raciales y étnicas existen cuando se compara a las madres en el mismo nivel de educación. Las mujeres blancas con una educación inferior a la escuela secundaria son menos  propensas, en un 40 por ciento aproximadamente, de dar a luz niños de bajo peso que las mujeres afroamericanas con una licenciatura u otro grado de educación superior.12

Suggest Edits

Causas de las disparidades en salud

La mayoría de los expertos coincide en que las causas de las disparidades en la salud son múltiples y complejas; ninguna explicación suelta explica satisfactoriamente porqué persisten las disparidades a lo largo de una gama tan amplia de medidas de salud. Es indudable que el acceso a la atención médica y la calidad de los servicios son factores muy importantes, pero ellos no explican de por sí el porqué algunos grupos, en primer lugar, se enfrentan a más altos riesgos de mala salud.

Uno de los más importantes predictores de la salud es la posición económica, la que se mide generalmente  por la formación profesional, ingresos, riqueza, ocupación, o una combinación de estos factores. En general,  a más alta situación económica, mejores condiciones de salud. Se cree que la situación económica afecta la salud de muchas maneras, por ejemplo,  aumentar  el acceso a los recursos que favorecen a la salud.

Ya que algunas minorías raciales y étnicas están desproporcionadamente agrupadas en niveles socioeconómicos bajos, estas diferencias socioeconómicas constituyen un factor importante que contribuyen a las disparidades. Una excepción importante es la llamada  “la paradoja epidemiológica hispana”, conocida también como la “paradoja de la salud del inmigrante”, la cual indica que los nuevos inmigrantes gozan por lo general de una salud mejor que la de las  personas de igual situación económica nacidas en Estados Unidos (Ver texto en recuadro).

Alguna investigación ha documentado las diferencias raciales o étnicas en los riesgos y en los comportamientos de riesgo que también pueden contribuir a las disparidades. Los afroamericanos adultos, por ejemplo, tienen mayores índices de obesidad y sobrepeso (69 por ciento entre todos los adultos) que los blancos (54 por ciento), y los indios estadounidenses y los nativos de Alaska son más propensos a fumar que los blancos (29 por ciento frente a 22 por ciento).13

Investigaciones recientes, sin embargo, sugieren que tanto el lugar en que se vive y se trabaja puede determinar  poderosamente la salud en general. Las condiciones de los vecindario, por ejemplo, pueden afectar directamente a la salud como consecuencia de factores tales como la degradación y contaminación ambiental, pobres condiciones de vivienda, y estrés resultante de los delitos y la violencia.

Los vecindarios  también afectan indirectamente la salud al determinar los hábitos del consumidor.  Por ejemplo, las investigaciones demuestran que cuando las personas no tienen acceso a las tiendas de abarrotes en sus barrios, tienen menores posibilidades de consumir frutas y vegetales frescos  que aquellas que cuentan con estos establecimientos en su comunidad. 14   Muchos de estos problemas   – degradación ambiental,  insuficiente acceso a tiendas que venden productos saludables,  altos niveles de delitos y violencia, acceso inadecuado a parques y lugares de entretenimiento – suelen  agrupar a las personas en comunidades raciales y étnicas minoritarias.

Suggest Edits

Disparidades en el acceso a los servicios de salud y la calidad de la atención

A pesar de enfrentar un mayor riesgo de enfermedades y discapacidades, a muchas minorías raciales y étnicas les es mucho más difícil que a los blancos acceder a los servicios de salud apropiados. Cuando lo logran, ésta tiende a ser de menor calidad que la que se les presta a los blancos.

El Informe nacional anual de disparidades de la salud (NHDR) publicado por la Agencia federal para la investigación y calidad de la atención médica, ha demostrado consistentemente que los afroamericanos y los latinos reciben muy mala atención y peor acceso a los servicios de salud que los blancos conforme a varios indicadores.15   Igualmente, la atención y el acceso son peores para las personas de más bajos ingresos que para las de más altos ingresos, aunque esta disparidad ha mejorado en algo con el correr del tiempo.16

El informe de 2009 indica, por ejemplo, que los hispanos tuvieron un menor acceso a la atención que los blancos en cinco de las seis medidas básicas, y las personas con bajos ingresos tuvieron peor acceso que las personas con ingresos más altos en todos los parámetros de acceso.17  

En términos de calidad, los afroamericanos recibieron  mala a peor atención en relación a los blancos en la mitad de los 20 parámetros de calidad del informe (tales como el cumplimiento  de las normas en los servicios de salud basados en la evidencia), y las personas de más bajos ingresos recibieron más baja calidad en la atención en relación a las personas de más altos ingresos  en un 75 por ciento de los parámetros de calidad del informe.18

Cuando AHRQ evaluó estas tendencias en el transcurso del tiempo, encontraron que para los hispanos, dos tercios de los parámetros de calidad no mejoraron con el tiempo (es decir que la brecha tampoco se mantuvo igual o mayor). 19 Para los afroamericanos y los asiáticos, la cosa fue todavía peor; alrededor de tres cuartos de los parámetros de calidad no mejoraron. 20

Muchos factores contribuyen a estas disparidades. El lugar en el que vive una persona, que idioma habla, y cuál su ingreso familiar son tan solo algunas de las características que pueden contribuir a las diferencias en el acceso y la calidad a los servicios de salud.

Suggest Edits


Uno de los más importantes predictores  de la puntualidad y la calidad de la atención médica es el seguro de salud. Mientras la ley federal requiere que las salas de emergencia de los hospitales traten a todos los pacientes sin tomar en cuenta su condición de cobertura, los requerimientos  se extienden solamente hasta el punto en que el paciente está estabilizado. Es más, estos suelen ser escasos en la configuración de atención primaria o de rutina. Además, la falta de seguro médico puede resultar en recibir atención a destiempo o de baja calidad. 

Las minorías raciales y étnicas y las comunidades de inmigrantes carecen desproporcionadamente  de seguro de salud, lo que las hace sumamente vulnerables a las crisis de salud. Por ejemplo, mientras el 10.8 por ciento los blancos estadounidenses no hispanos carecieron de cobertura en 2008, 30.7 por ciento de hispanos, 19.1 por ciento de afroamericanos, y 17.6 de asiático americanos y de las islas del Pacifico carecieron de ella. 21

Además de las disparidades en la cobertura, un creciente cuerpo de investigadores demuestra que la atención médica permanece “separada y desigual” en cuanto a raza y etnicidad. Un estudio observó a 123 hospitales de enseñanza y encontró claras disparidades en el tratamiento a las minorías. Cuando los investigadores llegaron más hondo, concluyeron que “una causa subyacente de disparidades puede estar en que los pacientes de las minorías tienen más probabilidades de recibir atención en hospitales de bajo desempeño.”22    Otro estudio encontró que los beneficiarios afroamericanos de Medicare tienen 35 por ciento mas de probabilidades que los blancos de ser admitidos en hospitales con tasas más altas de mortalidad.23

En otras palabras, los pacientes de las minorías tuvieron más probabilidades que los blancos de recibir tratamiento en  hospitales de escaso  personal, con presupuestos insuficientes  o desprovistos  de soporte técnico. (Clic aquí  para ver texto en recuadro, “Variaciones por raza y por lugar.”)

Las barreras lingüísticas y culturales son otro impedimento significativo en la salud de los que no hablan bien o del todo el inglés. El Título VI de la Ley de Derechos Civiles declara que cualquier organización que recibe fondos federales debe garantizar que las personas con conocimientos limitados del inglés tengan acceso a sus programas y servicios.

En 2000, la Oficina para los derechos civiles del departamento de salud y servicios humanos emitió las “Normas cultural y lingüísticamente apropiadas para los servicios de salud.” Cuatro de las 14 normas, incluyendo la que expresa que “las organizaciones de servicios de salud deben ofrecer y brindar servicios de ayuda con el idioma, incluyendo personal bilingüe y servicios de intérpretes sin costo alguno para el paciente/consumidor con conocimientos limitados del inglés en todos los puntos de contacto, y de una manera oportuna durante todas las horas de operación”.”24

Pero los servicios de intérpretes están subfinanciados en comparación a las necesidades. Los proveedores de redes de seguridad al servicio de las minorías lingüísticas deben enfrentar una serie de desafíos relacionados con el idioma, incluida la falta de intérpretes idóneos, problemas para procesar las transferencias de pacientes a los especialistas, y una falta de formularios y materiales educativos en el idioma del paciente.25

Otro factor en las disparidades raciales puede estar en el acceso a “hogares médicos”, un enfoque a la atención en el que al paciente se le asigna un médico u otro de atención primaria que esté a cargo de coordinar la atención entre los muchos médicos y especialistas que un paciente podría consultar. Contar con una fuente regular de servicios de salud – un médico local, una clínica o centro de salud que los pacientes puedan considerar sus “hogares médicos” – es importante, particularmente para las personas que enfrentan o están en riesgo de enfermedades crónicas.

Cuando los pacientes pueden ver con regularidad un proveedor de servicios de salud, están mejor capacitados para construir relaciones confiables, formular preguntas y dar y recibir información. Los pacientes,  a quienes les hace falta una fuente regular de servicios de salud, se quejan frecuentemente de incomunicación, diagnósticos equivocados, y una mayor frustración sobre su capacidad de recibir la atención que necesitan.26   Los más propensos a informar que carecen de una fuente regular de atención son  las personas sin seguro y con seguro insuficiente, muchas minorías raciales y étnicas, las personas que no son competentes en inglés, las que viven en áreas rurales, y las que tienen bajos ingresos.

Otro factor que aun puede contribuir a las disparidades – aunque más controversial que los factores expuestos líneas arriba – es la posibilidad de favoritismos  o prejuicios por parte de los proveedores de servicios de salud. Estudios experimentales han demostrado que los médicos pueden tener creencias negativas sobre los pacientes de las minorías  y que presuman éstos sean más propensos al abuso de drogas o alcohol o que sean menos educados. Que no esperan de ellos que sigan sus instrucciones, busquen un estilo de vida activo, o participen en sesiones de rehabilitación si así se les instruyera.

Los médicos consideran que los pacientes blancos son más “simpáticos” y “racionales” que los pacientes afroamericanos, y que los prefieren como “la clase de personas con las que me vería entre amigos.” Esta  clase de estereotipos y prejuicios son mayormente inconscientes, lo informó el Instituto de Medicina,  pero sin embargo puede influir en las decisiones de los médicos con respecto a cuándo y qué tratamientos  ofrezcan. 27  

Suggest Edits

El impacto de la ley de la reforma de salud

De acuerdo a la opinión de muchos expertos, es probable que la nueva de ley de la reforma de salud tenga al menos un modesto impacto para eliminar las disparidades en la salud y en los servicios de salud.

Se supone que la ley ayude a que 32 millones de personas no aseguradas reciban cobertura. Es probable que las estipulaciones legales de acceso cada vez mayor beneficien a las minorías raciales y étnicas debido, especialmente, a las actuales cifras excesivas de no asegurados entre ellas.  (Para mayores detalles ver los capítulos de la reforma de salud, cobertura patrocinada por el empleador y Medicaid.)

La ley también toma medidas para mejorar la accesibilidad geográfica de proveedores y clínicas  en áreas médicamente subatendidas.  Expande fondos para centros comunitarios de salud calificados por el gobierno federal  que se enfoquen en proveer servicios de salud en áreas cuya escasez lo demande y hayan sido fundados para brindar atención de alta calidad a una población diversa de pacientes.

La ley también amplía los programas federales que ofrecen incentivos a los profesionales de la salud , tales como el pago de préstamos  a médicos, dentistas, y enfermeras que estén de acuerdo en trabajar en comunidades subatendidas por un número mínimo de años. Además, la ley crea incentivos para hospitales y clínicas para ampliar el modelo de “hogares médicos” descritos líneas arriba.

Para tratar la inconsistente calidad de la atención, la nueva ley incluye estipulaciones para establecer parámetros modelo de calidad, apoyo para la investigación de efectividad comparativa sobre intervenciones y procedimientos, y transparencia en la información de datos de calidad, todos los cuales  son potencialmente capaces de tratar las disparidades de calidad.  (Ver el capítulo sobre calidad para mayores detalles.)

Algunos investigadores y analistas políticos han sugerido que una mejor recopilación  de datos federales se hace necesaria para entender cuando y bajo que circunstancias se presentan  las disparidades en el acceso y la calidad de los servicios de salud, y para vigilar sus cambios en general. Para tal efecto, la nueva ley requiere que todos los programas de fondos federales para  salud y salud pública recopilen y pasen los datos sobre raza, etnicidad, situación socioeconómica, conocimientos sobre el tema de salud y lenguaje materno al Departamento de salud y servicios humanos. Además, la ley incluye un requisito que estandarizaría la recopilación de datos frente a las disparidades de salud en Medicaid y el programa de seguro médico infantil (CHIP).

Se supone también  que la nueva ley ayude a mejorar y orientar la investigación sobre las disparidades en los institutos nacionales de salud (NIH) al elevar  y darle al Centro nacional de salud de las minorías y disparidades en salud la categoría de instituto,  un paso que lo pondrá al mismo nivel de otros institutos nacionales e incrementará los recursos para la investigación intramuro  y extramuro sobre las disparidades en salud.

Quizá lo más importante, dada la investigación reciente que sugiere que la brecha en salud puede ser reducida mucho más efectivamente tratando la inequidad social y económica, la nueva ley ofrece varias estipulaciones para mejorar la prevención y los esfuerzos federales de salud pública. La ley crea un consejo nacional de prevención, promoción y salud pública para impulsar políticas relacionadas con la salud en múltiples sectores y organismos a nivel federal que incluyen salud, agricultura, educación, trabajo, y transporte. La ley también promociona el uso de las evaluaciones de impacto en la salud que indiquen el potencial impacto de las nuevas políticas y programas en una variedad de sectores, tales como vivienda, transporte, educación, y otros; apoya las concesiones comunitarias de transformación para el desarrollo de infraestructuras de apoyo a estilos de vida saludables; financia una campaña nacional de salud pública en salud oral de cinco años, destacando las disparidades raciales y étnicas; y fortalece los programas de visitas familiares madre-niño que  han demostrado ser muy efectivas para reducir la mortalidad infantil y mejorar los resultados en la salud de los niños.

A pesar de las disposiciones favorables de la ley,  ésta no elimina la prohibición de cinco años sobre la elegibilidad de los nuevos inmigrantes para los programas públicos de seguro de salud como Medicaid. Además, la ley excluye explícitamente a los inmigrantes indocumentados de participar en ninguno de los nuevos programas como el de intercambio de seguros. Estos y otros asuntos permanecerán probablemente contenciosos cuando los legisladores examinen el impacto de la ley sobre las disparidades en salud

Suggest Edits

PAUTAS PARA PERIODISTAS

  • Eche un vistazo a los esfuerzos del estado en la reforma de salud para ver sí y cómo se está manejando el asunto de las disparidades.
  • No pase por alto las actividades del sector privado a propósito del tema. ¿Qué se está haciendo en los planes de salud para recopilar y analizar los datos sobre raza y etnicidad, y cómo se los están manejando para reducir las disparidades? ¿Que están haciendo los sistemas de hospitales privados y los grupos de médicos para tratar este tema?
  • Vigile cómo están categorizados los grupos raciales y étnicos cuando la población se hace cada vez más diversa y los matrimonios interraciales se vuelven más comunes. ¿Están los programas federales, los programas administrados por el estado, los planes de salud, los hospitales y los médicos adaptándose apropiadamente a los cambios demográficos enfocados en las desigualdades?
  • ¿Considera si las estrategias de éxito en mejorar la calidad están siendo adoptadas por los proveedores que atienden a las minorías? ¿Son los centros de salud comunitaria y los hospitales públicos capaces de adoptar sistemas de informática de salud que permitan mejorar la calidad y la coordinación de la atención?
  • Si usted quisiera compartir sus experiencias sobre las disparidades en salud pero su editor no muestra mayor entusiasmo,  señálele  una encuesta de marzo de 2009 de Kaiser Family Foundation y la Asociación de Periodistas de Salud (AHCJ) entre cuyos miembros que responden, 69 por ciento dice que la prensa estadounidense en general le da muy poca cobertura a las desigualdades de salud. Por el contrario, 52 por ciento dijo que hay demasiada cobertura sobre salud del estilo de vida del consumidor. Clic aquí  para ver la encuesta  y el enlace de su lanzamiento.

Suggest Edits

IDEAS PARA REPORTAJES

  • ¿Es la nueva ley de reforma de salud efectiva en reducir las disparidades? ¿Qué tipo de medidas serán necesarias para mejorar el impacto de la ley? 
  • Las disparidades  y la inmigración  –  ¿Cuáles son los efectos de las reformas federales de inmigración? ¿Las restricciones más estrictas incrementarán las desigualdades? ¿Podría aflojar las restricciones en el acceso a programas federales de salud  para los niños disminuir las desigualdades?
  • Las disparidades y la declinación económica  –  ¿Cómo les va a las minorías frente  a una declinación económica? ¿Qué les pasa a los proveedores de redes de seguridad (Ej., hospitales públicos y centros comunitarios de salud) donde las minorías suelen recibir atención? ¿Qué sucede con aquellas personas sin seguro que lo obtienen cuando en una época de declinación económica se empobrecen tanto que califican  para Medicaid?
  • Eche un vistazo al informe nacional sobre disparidades en los servicios de salud emitido por la Agencia para la investigación y calidad de la salud (www.ahrq.gov) y vea cómo los datos se comparan con aquellos de los años anteriores. Este informe generalmente sale en febrero o marzo.

EXPERTOS

Analistas y activistas

Lu Ann Aday, Lorn Baine Distinguished Professor Emeritus in Public Health and Medicine, University of Texas, 713/500-9177, lu.a.aday@uth.tmc.edu

Paul Akio Kawata, Executive Director, National Minority AIDS Council, 202/483-6622

Michael Barr, Vice President for Practice Advocacy and Improvement, American College of Physicians, 202/261-4500, mbarr@acp.org

Anne Beal, President, The Aetna Foundation, 860/273-0123, BealA@aetna.com  

Joseph Betancourt, Director, Disparities Solution Center, Massachusetts General Hospital, 617/724-9713

Gregg Bloche, Professor of Law, Georgetown Law Center, 202/662-9123

Suzanne Bronheim, Senior Policy Analyst, National Center for Cultural Competence, 202/687-8914

Carol Brunson Day, President, National Black Child Development Institute, 202/833-2220, cbday@NBCDI.org

Olivia Carter-Pokras, Professor, Department of Epidemiology and Preventive Medicine, School of Medicine, University of Maryland, 410/706-0463

Janet Corrigan, President, National Quality Forum, 202/783-1300, tburton@qualityforum.org

Gem Daus, Policy Director, Asian and Pacific Islander American Health Forum, 202/466-7772

Michelle Doty, Associate Director of Research, The Commonwealth Fund, 212/606-3800, mmd@cmwf.com

Jose Escarce, Director, Data and Methods Core, Center for Population Health and Health Disparities, RAND Corporation, 310/393-0411 x7189

Adolph Falcon, Vice President for Science and Policy, National Alliance for Hispanic Health, 202/387-5000

Dan Hawkins, Vice President, Federal, State, and Public Affairs, National Association of Community Health Centers, 301/347-0400 x3001, dhawkins@nachc.com

Martha Hill, Dean, School of Nursing, Johns Hopkins University, 410/955-7544

Eleanor Hinton-Hoytt, President and Chief Executive Officer, Black Women's Health Imperative, 202/548-4000, ehintonhoytt@blackwomenshealth.org

Ashish Jha, Assistant Professor of Health Policy and Management, School of Public Health, Harvard University, 617/432-5551

Jean Krause, Executive Vice President and Chief Executive Officer, American College of Physicians Foundation, 877/208-4189, foundation@acponline.org

Risa Lavizzo-Mourey, President & CEO, Robert Wood Johnson Foundation, 888/631-9989, rlavizz@rwjf.org

Marsha Lillie-Blanton, Vice-President in Health Policy, Kaiser Family Foundation, 202/347-5270

Barbara Lyons, Deputy Director, Commission on Medicaid and the Uninsured, Kaiser Family Foundation, 202-347-5270, blyons@kff.org

Atiba Madyun, Division Director, National Black Caucus of State Legislators, 202/624-5457, atiba@nbsl.org

Tom Miller, Resident Fellow, American Enterprise Institute, 202/862-5886, tmiller@aei.org

Allen Nelson, Special Advisor to the CEO, American College of Physicians, 703/385-3360, anelson@mail.acponline.org

Gary Puckrein, Executive Director, National Minority Health Month Foundation, 202/223-7560

Diane Rowland, Executive Vice President, Kaiser Family Foundation, 202/347-5270, drowland@kff.org

Leonard Rubenstein, Executive Director, Physicians for Human Rights, 202/728-5335 x306

Sarah Scholle, Assistant Vice President of Research and Analysis, National Committee for Quality Assurance, 202/955-3500

Hilary Shelton, National Health Director, NAACP Division of Health Advocacy, 410/580- 5672

Bruce Siegel, Research Professor, Department of Health Policy, George Washington University, 202/994-8616

Jonathan Skinner, Professor of Economics, Dartmouth College, 603/646-2535, johathan.skinner@dartmouth.edu

Stephen Somers, President, Center for Health Care Strategies, 609/528-8400, sasomers@chcs.org

Judith Stein, Executive Director, Center for Medicare Advocacy, 860/456-7790, jstein@medicareadvocacy.org

Mara Youdelman, Staff Attorney, National Health Law Program, 202/289-7661, youdelman@healthlaw.org

Ruth Zambrana, Professor and Graduate Director in Women's Studies, University of Maryland, 301/405-0451

Government

Francis Chesley, Director, Office of Extramural Research, Education, and Priority Population, Agency for Healthcare Research and Quality, 301/427-1449

Garth Graham, Deputy Assistant Secretary for Minority Health, Department of Health and Human Services, 240/453-2882, garth.graham@hhs.gov

Trent Haywood, Deputy Chief Medical Officer, Centers for Medicare and Medicaid Services, 410/786-1034

John Ruffin, Director, National Center on Minority Health and Health Disparities, National Institutes of Health, 301/402-1366, ruffinj@mail.nih.gov

Elsie Scott, President and CEO, Congressional Black Caucus Foundation, 202/263-2800

Daniel Thomas, CEO, DTF International Economics, 301/871-2624, dthomas266@aol.com

Stakeholders

Eduardo Aguilu, Deputy Chief Executive Officer, Latin American Health Institute, 617/350-6900

Carmella Bocchino,Senior Vice President, Clinical Affairs and Strategic Planning, America's Health Insurance Plans, 202/778-3200, cbocchino@ahip.org

Millicent Gorham, Executive Director, National Black Nurses Association, 301/589-3200, millicent@nbna.org

Mary Grealy, President, Healthcare Leadership Council, 202/452-8700, mgrealy@hlc.org; cguttmann@hlc.org (assistant)

Romana Hasnain-Wynia, Vice President, Research, Health Research and Educational Trust, 312/422-2643

Karen Ignagni, President and CEO, America's Health Insurance Plans, 202/778-3200, kignagni@ahip.org

Charles Kahn, President, Federation of American Hospitals, 202/624-1500

Sister Carol Keehan, President, Catholic Health Association, 202/296-3993

Jackie Noyes, Associate Executive Director, American Academy of Pediatrics, 202/347-8600, jnoyes@aap.org

Elena Rios, President, National Hispanic Medical Association, 202/628-5895, nhma@nhmamd.org

Michael Rodgers, Vice President for Public Policy and Advocacy, Catholic Health Association, 202/296-3993, mrodgers@chausa.org

Roger Schwartz, Legislative Counsel and Director of State Affairs, National Association of Community Health Centers, 202/296-0158

Dong Suh, Policy and Planning Director, Asian Health Services, 510/986-6830 x262

Reed Tuckson, Senior Vice President, UnitedHealth Group, 952/936-1253, reed_v_tuckson@uhc.com

Bernard Tyson, Senior Vice President, Health Plan and Hospital Operations, Kaiser Permanente, 510/271-2659, dante.q.allen@kp.org

Websites

Agency for Healthcare Research and Quality  www.ahrq.gov/research/mentalix.htm  

Alliance for Health Reform  www.allhealth.org

Alliance of Community Health Plans  www.achp.org

American Academy of Pediatrics  www.aap.org

American College of Physicians  www.acponline.org

American Medical Association  www.ama-assn.org

America's Health Insurance Plans  www.ahip.org

Asian and Pacific Islander American Health Forum  www.apiahf.org

Asian Health Services  www.ahschc.org

Black Women's Health Imperative  www.blackwomenshealth.org

Catholic Health Association  www.chausa.org

Center for Health Care Strategies  www.chcs.org

Center on Budget and Policy Priorities  www.cbpp.org

Centers for Medicare and Medicaid Services  www.cms.hhs.gov

The Commonwealth Fund  www.commonwealthfund.org

Congressional Black Caucus Foundation  www.cbcfinc.org

Cross Cultural Training, White Memorial Medical Center http://76.163.184.36/physicians/medical_education/residencies/family/curriculum.php  

Dartmouth College Dept. of Economics  www.dartmouth.edu/~economic  

DHHS Office of Minority Health  www.omhrc.gov

George Washington University Department of Health Policy  www.gwhealthpolicy.org

Georgetown University Law Center  www.law.georgetown.edu

Harvard School of Public Health  www.hsph.harvard.edu

Health Research and Educational Trust  www.hret.org

Healthcare Leadership Council  www.hlc.org

Institute of Medicine  www.iom.edu

John Hopkins University School of Nursing  www.son.jhmi.edu

Joint Center for Political and Economic Studies  www.jointcenter.org

Kaiser Commission on Medicaid and the Uninsured  www.kff.org/about/kcmu.cfm  

Kaiser Family Foundation  www.kff.org

Kaiser Foundation Health Plan Inc.  www.kaiserpermanente.org

Latin American Health Institute  www.lhi.org

Massachusetts General Hospital  www.mgh.harvard.edu

NAACP Division of Health Advocacy  www.naacp.org/advocacy/health/  

National Alliance for Hispanic Health  www.hispanichealth.org

National Association of Community Health Centers  www.nachc.com

National Association of Public Hospitals  www.naph.org

National Black Caucus of State Legislators  www.nbcsl.org

National Black Child Development Institute  www.nbcdi.org

National Black Nurses Association  www.nbna.org

National Center for Cultural Competence  http://gucchd.georgetown.edu/nccc/  

National Center on Minority Health and Health Disparities  www.ncmhd.nih.gov

National Committee for Quality Assurance  www.ncqa.org

National Governors Association  www.nga.org

National Health Law Program  www.healthlaw.org

National Hispanic Medical Association  www.nhmamd.org

National Immigration Law Center  www.nilc.org

National Medical Association  www.nmanet.org

National Minority AIDS Council  www.nmac.org

National Minority Quality Forum  www.nmqf.org/home.aspx  

National Quality Forum  www.qualityforum.org

Physicians for Human Rights  www.phrusa.org

RAND Corporation  www.rand.org

Robert Wood Johnson Foundation  www.rwjf.org

UnitedHealth Group  www.unitedhealthgroup.com

Univ. of Texas School of Public Health  www.sph.uth.tmc.edu

University of Maryland Dept. of Women's Studies  www.womensstudies.umd.edu

University of Maryland School of Medicine Dept. of Epidemiology and Preventive Medicine
www.medschool.umaryland.edu/Epidemiology/  

Wellpoint Health Networks, Inc.  www.wellpoint.com

ENDNOTES

1 U.S. Census Bureau (2008). “An Older and More Diverse Nation by Midcentury.” News release, Aug. 14. ( www.census.gov/Press-Release/www/releases/archives/population/012496.html ).

2 U.S. Census Bureau (2009).  “Census Bureau Estimates Nearly Half of Children Under 5 are Minorities.” News release, May 14. (www.census.gov/Press-Release/www/releases/archives/population/013733.html)

3 LaViest T, Gaskin D, and Richard P.  (2009). The Economic Burden of Health Inequalities in the United States, p. 1.  Washington, DC:  The Joint Center for Political and Economic Studies, available at http://www.jointcenter.org/hpi/sites/all/files/Burden_Of_Health_FINAL_0.pdf.

4 LaViest T, Gaskin D, and Richard P.  (2009). The Economic Burden of Health Inequalities in the United States, p. 1.  Washington, DC:  The Joint Center for Political and Economic Studies, available at http://www.jointcenter.org/hpi/sites/all/files/Burden_Of_Health_FINAL_0.pdf.

5 U.S. Census Bureau (2008). “An Older and More Diverse Nation by Midcentury.” News release, Aug. 14. (www.census.gov/Press-Release/www/releases/archives/population/012496.html).

6 U.S. Census Bureau (2008). “An Older and More Diverse Nation by Midcentury.” News release, Aug. 14. ( www.census.gov/Press-Release/www/releases/archives/population/012496.html ).

7 U.S. Census Bureau (2009).  “Census Bureau Estimates Nearly Half of Children Under 5 are Minorities.” News release, May 14. (www.census.gov/Press-Release/www/releases/archives/population/013733.html)

8 Mead H, Cartwright-Smith L, Jones K, Ramos C, Woods K, and Siegel B.  (2008).  Racial and Ethnic Disparities in U.S. Health Care:  A Chart Book, p. 20.  New York:  The Commonwealth Fund, available at http://www.commonwealthfund.org/usr_doc/Mead_racialethnicdisparities_chartbook_1111.pdf.

9U.S. Department of Health and Human Services.  (2009).  Health Disparities:  A Care for Closing the Gap, p. 1, available at http://www.healthreform.gov/reports/healthdisparities/index.html.

10 Ibid, p. 2.

11 Mead et al., 2008, p. 20.

12  National Center for Health Statistics, U.S. Department of Health and Human Services. (2010),  Health, United States, 2009, Washington, DC:  U.S. Government Printing Office, p. 165, available at http://www.cdc.gov/nchs/data/hus/hus09.pdf.

13 Mead et al., 2008, p. 20.

14 Treuhaft S and Karpyn A.  (2010).  The Grocery Gap:  Who Has Access to Food and Why it Matters, p. 7.  Oakland, CA:  PolicyLink, available at http://www.policylink.org/atf/cf/%7B97C6D565-BB43-406D-A6D5-ECA3BBF35AF0%7D/FINALGroceryGap.pdf.

15 Agency for Healthcare Research and Quality.  (2010).  National Healthcare Disparities Report, 2009, pgs. 3-9.  Rockville, MD:  U.S. Department of Health and Human Services, available at http://www.ahrq.gov/qual/nhdr09/nhdr09.pdf.

16 Agency for Healthcare Research and Quality.  (2010).  National Healthcare Disparities Report, 2009, pgs. 234,237.  Rockville, MD:  U.S. Department of Health and Human Services, available at http://www.ahrq.gov/qual/nhdr09/nhdr09.pdf.

17 Agency for Healthcare Research and Quality.  (2010).  National Healthcare Disparities Report, 2009, p.4.  Rockville, MD:  U.S. Department of Health and Human Services, available at http://www.ahrq.gov/qual/nhdr09/nhdr09.pdf.

18 Agency for Healthcare Research and Quality.  (2010).  National Healthcare Disparities Report, 2009, p.3.  Rockville, MD:  U.S. Department of Health and Human Services, available at http://www.ahrq.gov/qual/nhdr09/nhdr09.pdf.

19 Agency for Healthcare Research and Quality.  (2010).  National Healthcare Disparities Report, 2009, p.219.  Rockville, MD:  U.S. Department of Health and Human Services, available at http://www.ahrq.gov/qual/nhdr09/nhdr09.pdf.

20 Agency for Healthcare Research and Quality.  (2010).  National Healthcare Disparities Report, 2009, p.188,194.  Rockville, MD:  U.S. Department of Health and Human Services, available at http://www.ahrq.gov/qual/nhdr09/nhdr09.pdf.

21 U.S. Census Bureau (2009). “Health Insurance Coverage: 2008.” Table 7. People Without Health Insurance Coverage by Selected Characteristics: 2007 and 2008. (www.census.gov/hhes/www/hlthins/hlthin08/p60no236_table7.pdf)

22 Hasnain-Wynia, Romana; Baker, David W.; Nerenz, David and others (2007). “Disparities in Health Care Are Driven by Where Minority Patients Seek Care.” Archives of Internal Medicine, Vol. 167, June 25, p. 1237. ( http://archinte.ama-assn.org/cgi/content/full/167/12/1233).

23 Vaughan Sarrazin, Mary and others (2009). “Racial Differences in Hospital Use After Acute Myocardial Infarction: Does Residential Segregation play a Role?” Health Affairs, March 3. (www.healthaffairs.org).

24 HHS Office of Minority Health. “National Standards on Culturally and Linguistically Appropriate Services.” ( www.omhrc.gov/templates/browse.aspx?lvl=2&lvlID=15).

25 Barrett, Sharon E.; Dyer, Carley; Westpheling, Kathie (2008). “Language Access: Understanding the Barriers and Challenges in Primary Care Settings. Perspectives from the Field.” Association of Clinicians for the Underserved. p. 1-4, June 16. ( http://www.healthlaw.org/library/item.198372-Language_Access_Understanding_the_Barriers_and_Challenges_in_Primary_Care_S ).

26 Henry J. Kaiser Family Foundation, Key Facts: Race, Ethnicity, and Health Care (Menlo Park, CA: Henry J. Kaiser Family Foundation, June 2003).

27 Institute of Medicine. (2003).  Unequal Treatment:  Confronting Racial and Ethnic Disparities in Health Care, Smedley BD, Sith, AY, and Nelson AR (Eds.).  Washington, DC:  National Academies Press.

 
Search Sourcebook
Please enter your search word or words below to search the current sourcebook.

Graphics for This Chapter

El mejoramiento de las medidas fundamentales de calidad frente al empeoramiento para grupos seleccionados en comparación a los blancos

El mejoramiento de las medidas fundamentales de acceso frente al empeoramiento para grupos seleccionados en comparación a los blancos

Variaciones por raza y por lugar

La paradoja epidemiologica hispana

 

This sourcebook for journalists was made possible with the support of the Robert Wood Johnson Foundation.

Copyright 1997-2014 Alliance for Health Reform
1444 Eye Street, NW, Suite 910 Washington, DC 20005-6573      202-789-2300      202-789-2233 fax      info@allhealth.org      Sitemap