Sign Up for Email Alerts Visit us on Twitter Visit us on Facebook Visit us on YouTube Subscribe to RSS Feeds


 

Capítulo 6 - Medicaid

Change Text Size:   Smaller Text Size   Larger Text Size   Default Text Size    

NOTE: Charts and graphs for this chapter are listed in the right column of the page.
CAPÍTULO 6 - MEDICAID

Content Last Updated: 2/1/2007 9:35:29 AM
Graphics Last Updated: 1/4/2007 9:18:59 PM
Note: Terms in green will show glossary definitions when clicked.

DATOS FUNDAMENTALES

  • Los servicios financiados por Medicaid se extendieron a unos 60 millones de personas en 2006.a
  • En 2004, Medicaid gastó $288 000 millonesb en fondos federales y estatales combinados; se calcula que en 2006 el gasto total fue de $320 000 millones.c
  • Medicaid es la mayor aseguradora de niños de bajos ingresos,d embarazadas y recién nacidos de bajos ingresos,e personas discapacitadas de bajos ingresos,f enfermos de sidag y personas que requieren atención en asilo de ancianos.h
  • Medicaid es una fuente imprescindible de financiamiento para la red de protección sanitaria del país, que incluye los centros de salud comunitarios, los dispensarios públicos y otros proveedores de servicios a las personas de bajos ingresos.i
  • Medicaid brinda prestaciones a los hijos de trabajadores de empresas que no ofrecen seguro médico, a las personas discapacitadas que deben esperar 24 meses para recibir la cobertura de Medicare y a las personas que necesitan más servicios de los que cubren varios otros programas, como la Ley Ryan White CARE, o las infectadas por el VIH o aquejadas de sida. j

Junto con los seguros médicos privados y Medicare, Medicaid es una piedra angular del sistema de asistencia sanitaria del país. Se trata de un programa notablemente flexible,1 al que se puede recurrir tanto en caso de una recesión general como si las personas pierden el empleo o cuando las empresas privadas dejan de proporcionar la cobertura del seguro.2 Medicaid fue una de las entidades que respondió primero en ocasión del huracán Katrina,3 así como anteriormente en emergencias de salud pública como la epidemia de infección por el VIH y sida4 y los ataques terroristas del 9 de septiembre.5

Medicaid financia los servicios que se prestan a decenas de millones de ciudadanos, y en algún momento de 2006 llegó a unos 60 millones de personas (aproximadamente 20 por ciento de la población nacional).6 Según la Oficina del Censo, más de 38 millones de personas estuvieron cubiertas a lo largo de 2005.7 En la actualidad el programa gasta aproximadamente $3 200 millones al año en fondos federales y estatales combinados8 y representa aproximadamente 17 por ciento del gasto sanitario del país.9

Es el programa que todos los estados detestan porque los costos han venido aumentando en forma sostenida. (Véase el gráfico “Gasto total efectivo y previsto de Medicaid, 2000-2005”.) En el año fiscal 2004, Medicaid consumió el 22 por ciento del gasto estatal promedio, expresado como proporción de los presupuestos estatales totales, lo que incluye el financiamiento federal. Considerado como una proporción de los ingresos de los propios estados, el programa representó 13 por ciento del gasto ese año, que es un aumento extraordinario por comparación con el 6 por ciento en 1989.10 (Véase el gráfico “Medicaid como proporción de los presupuestos estatales, 2004”.) La Oficina del Presupuesto del Congreso (CBO) prevé que en los próximos 10 años el gasto federal en Medicaid (sin contar la proporción estatal) va en camino de duplicarse, desde unos $190 000 millones en el año fiscal 2006 a $363 000 millones en 2015.11

Medicaid es el asegurador médico más grande de los niños de bajos ingresos,12 las embarazadas y los recién nacidos de bajos ingresos,13 las personas discapacitadas de bajos ingresos,14 las personas aquejadas de sida15 y los ancianos de salud frágil que necesitan asistencia en asilos de ancianos. En 2004, Medicaid pagó $37 000 millones de los $92 000 millones que costó la asistencia en centros asistenciales para los ancianos.16 Mucha gente cree que Medicare paga la asistencia de custodia (a largo plazo) en asilos, pero de hecho, si bien paga la asistencia en centros asistenciales como los establecimientos de enfermería calificada, estos servicios tienen un límite temporal y están dirigidos a lograr la rehabilitación.

Los hospitales públicos y los hospitales para niños reciben financiamiento de Medicaid y el programa es una fuente decisiva de fondos para la red de protección de asistencia sanitaria del país, que incluye los centros de salud comunitarios, los ambulatorios públicos y otros proveedores que prestan servicios a las personas de bajos ingresos.17 Medicaid les brinda prestaciones a algunos hijos de obreros cuyas empresas no ofrecen cobertura; a adultos en edad productiva con discapacidades graves a quienes se considera con derecho a recibir Medicare, pero que tienen que esperar dos años para recibir la cobertura de este programa; y a las personas que necesitan más servicios de los que se pueden obtener por conducto de programas como la Ley Ryan White CARE para las personas infectadas por el VIH o aquejadas de sida.18

Medicaid evoluciona constantemente. Ya sea que el Congreso modifique la ley o que los estados se acojan a determinadas exenciones para prestar los servicios de manera diferente a como está previsto, en Medicaid siempre hay novedades.

BREVE HISTORIA DE LA EVOLUCIÓN DE LA COBERTURA DE MEDICAID

Es probable que la función de Medicaid como medio para colmar las numerosas brechas de cobertura y financiamiento del sistema sanitario del país sorprendiera muchísimo a quienes lo crearon. El Congreso creó el programa en 1965 para prestar servicios a las personas que recibían asistencia en efectivo, o sea: los niños, sus “familiares que los cuidan” y los “ancianos, ciegos y discapacitados”. En los años ochenta esto empezó a cambiar; en 1986, el Congreso amplió el programa para permitir que los estados cubrieran a todas las embarazadas y los lactantes con ingresos por debajo del umbral federal de pobreza (UFP), tanto si recibían la asistencia social como si no. En 1988, esta cobertura pasó a ser obligatoria.

De manera parecida, en 1986 el Congreso creó el programa de “beneficiarios calificados de Medicare” (BCM) para ayudar a las personas mayores de bajos ingresos con los gastos de bolsillo de Medicare, tales como el deducible del programa para las hospitalizaciones. Originalmente el programa fue una opción estatal, pero en 1988 la cobertura de los BCM se volvió obligatoria.

Al año siguiente, el Congreso amplió los requisitos de afiliación para incluir a todas las embarazadas y los niños pequeños con ingresos familiares hasta 133 por ciento del UFP. Posteriormente, en 1990, el Congreso exigió que los estados implantaran gradualmente la cobertura de todos los niños cuyas familias tuvieran ingresos por debajo del umbral de pobreza, comenzando por los que habían nacido después del 30 de septiembre de 1983, y creó el programa de “beneficiarios considerados de bajos ingresos por Medicare” (BCBIM) para proporcionar un alivio más limitado a la compartición de costos de Medicare por las personas mayores con ingresos hasta de 135 por ciento del UFP.

En fecha más reciente, Medicaid se ha transformado en una plataforma para la cobertura de los adultos discapacitados que no tienen bajos ingresos, pero que no pueden costear los seguros médicos privados que hay en el mercado debido a los riesgos del aseguramiento. (Para obtener más información sobre este aspecto, véase el capítulo 2 “Los seguros médicos privados”.) En 1997, por ejemplo, se otorgó a los estados la opción de incluir a los trabajadores con discapacidades e ingresos hasta de 250 por ciento del UFP. En 1999 se eliminaron estos límites del ingreso.

En fecha más reciente, como parte de la Ley de reducción del déficit de 2005 (DRA), se aprobó la disposición de permitir la cobertura de los niños discapacitados cuyas familias tenían ingresos de nivel medio. Los niños discapacitados a menudo están afiliados a Medicaid, donde tienen acceso a una cobertura integral por intermedio de la prestación de servicios tempranos y periódicos de tamizaje, diagnóstico y tratamiento (STPTDT), que garantiza las consultas médicas y odontológicas regulares, las pruebas de tamizaje del oído y la vista, así como el tratamiento que se considere médicamente necesario como resultado de los tamizajes.

En paralelo con esta evolución de los requisitos que deben cumplir las personas para afiliarse a Medicaid, el financiamiento por éste de ciertos programas también ha cambiado con el tiempo. Por ejemplo, en 1981 el Congreso creó el programa de hospitales con una participación desproporcionada (HPD), por el cual se suministraron fondos a los estados para que éstos hicieran pagos especiales a los establecimientos que atienden a una proporción elevada de personas sin seguro. Ocho años después surtieron efecto las garantías de la cobertura de Medicaid para los centros de salud comunitaria y otros ambulatorios, denominados centros de salud calificados por el gobierno federal, que prestan servicios en las zonas rurales y otras zonas desatendidas.

MEDICAID: UN MODELO FEDERAL QUE DIRIGE A QUIÉN Y QUÉ SE CUBRE

Como puede verse en la breve reseña histórica que antecede, la estructura de Medicaid es la materialización de una forma de federalismo: un programa financiado y administrado conjuntamente por el gobierno federal y los gobiernos estatales. Los estados están obligados a cumplir las normas federales mínimas con respecto a quiénes tienen derecho, qué prestaciones se brindarán y cómo se rendirán cuentas por los fondos federales que se reciben.

Fuera de estos requisitos, cada estado tiene una considerable flexibilidad para ampliar la cobertura y las prestaciones, para diseñar su sistema de prestación de servicios y para fijar las tarifas de pago a los proveedores. En todo el país, el grado de discrecionalidad de los estados se manifiesta por la gama de servicios y tipos de beneficiarios a los que se cubre, por la cantidad que los estados pagan por beneficiario y por los pagos a los proveedores.

Una parte de la variabilidad se explica porque el financiamiento federal a los estados también varía ampliamente, regido por una fórmula de financiamiento llamada el porcentaje de asistencia médica federal (PAMF). El nivel más bajo de aportación federal, que se observa en 17 estados y territorios, es una contrapartida del 50 por ciento. Dicho de otro modo, por cada dólar que se gasta en Medicaid, el gobierno federal aporta 50 centavos. La aportación federal más elevada, en Misisipí, está un poco por arriba de tres a uno (casi 76 por ciento en el año fiscal 2007); es decir, por cada dólar que Medicaid gaste en Misisipí en el año fiscal 2007, el gobierno federal aportará 76 centavos. Teniendo en cuenta a todos los estados, la aportación federal promedio a Medicaid es de 57 por ciento.19 Un porcentaje ligeramente mayor, el PAMF “mejorado”, se usa para calcular la aportación federal a los costos del primo cercano de Medicaid, el Programa de Seguro Médico Estatal para los Niños (SCHIP).20 (Véase el capítulo 3, “La cobertura de asistencia sanitaria de los niños”.)

El derecho que Medicaid les otorga a las personas significa que los estados, como condición para recibir fondos federales, tienen que afiliar a todas las personas que reúnan los requisitos y lo soliciten. Durante una recesión económica o una epidemia, si hay más personas que reúnen los requisitos y solicitan su afiliación al programa, los estados tienen que aceptarlos y no puede haber listas de espera. El financiamiento federal abierto que prescribe la ley para los estados en concepto de los gastos efectuados significa que a medida que aumenta la afiliación, también aumenta el dinero de contrapartida del gobierno federal.21

Para recibir Medicaid, una persona debe pertenecer a una “categoría de personas aptas” y también cumplir con los requisitos económicos. Los grupos principales que la ley federal les exige cubrir a todos los estados (y que por lo tanto pertenecen a una “categoría de personas aptas”) son los niños y las embarazadas de bajos ingresos y los ancianos de salud frágil de bajos ingresos y las personas discapacitadas. (Véase el gráfico “Los afiliados y gastos de Medicaid, 2004”.) Hay otros grupos definidos de manera más estrecha, como los receptores de asistencia por adopción o cuidados adoptivos temporales.

Si las personas no pertenecen a una de estas “categorías de personas aptas”, incluso si sus ingresos y bienes son lo bastante bajos para satisfacer los criterios económicos, no pueden afiliarse a Medicaid. En particular, los “adultos sin hijos” o las personas entre los 21 y los 64 años de edad que no son padres que viven con hijos dependientes, casi nunca son aptos para afiliarse a Medicaid (a menos que cumplan con un requisito estricto de discapacidad prolongada).

Además de los grupos de cobertura obligatoria, los estados pueden optar por ampliar las prestaciones a diversos grupos, que a veces se denominan “poblaciones optativas”. Muchos estados han elegido cubrir a ciertas categorías —por ejemplo, embarazadas y niños pequeños— a niveles de ingresos más altos de los que prescribe la ley federal.

Otros grupos “optativos” que muchos estados cubren son las personas llamadas “necesitados por razones médicas”, cuyos elevados gastos médicos mensuales los empujan por debajo del ingreso mínimo establecido por el estado; las personas que viven en ciertos centros de asistencia a largo plazo (principalmente los establecimientos de asistencia intermedia para las personas con retraso mental) y las personas que tienen riesgo de ser recluidas en un centro asistencial.

En otra esfera, las restricciones del derecho a recibir el programa también se han vuelto más comunes para ciertos grupos optativos, en particular los inmigrantes. En general, los inmigrantes legales no tienen derecho a recibir Medicaid durante los primeros cinco años en el país. Los inmigrantes sin documentos no tienen derecho a la mayoría de las prestaciones de Medicaid, aunque pueden estar cubiertos por ciertos servicios de urgencias y servicios de control de enfermedades infecciosas.22

En los últimos 10 años los debates reiterados en el Congreso han intentado modificar el carácter del derecho a Medicaid, a veces tratando de ampliarlo y otras de restringirlo.

Algunos de los debates más sobresalientes se han concentrado en las propuestas de “subvención en bloque”, que facilitarían cantidades fijas de fondos federales a cada estado. Aunque los pormenores varían, las propuestas de subvención en bloque eliminarían el requisito de afiliar a todos los beneficiarios que satisficieran los requisitos.

LAS PRESTACIONES DE MEDICAID

La gama de prestaciones de Medicaid (véase el recuadro “Las prestaciones de Medicaid”) tienen por finalidad satisfacer las necesidades a corto y largo plazo de los grupos vulnerables, en los que muchas personas están claramente más enfermas, más discapacitadas y tienen una salud más frágil que muchas de las personas que tienen un seguro privado.

En el caso de los adultos, los estados gozan de amplia discrecionalidad para decidir la duración y la frecuencia de los servicios, tanto los que se necesitan como los que se permiten. Por ejemplo, muchos estados imponen un límite al número de días que un beneficiario puede permanecer en el hospital cada año o el número anual de visitas a un médico. Algunos han limitado estrictamente el número de medicamentos recetados que una persona puede recibir al mes o servicios tales como la atención odontológica y los anteojos.23 Pero para poder recibir los pagos federales de contrapartida, la prestación tiene que ser suficiente en “cantidad, duración y extensión” para lograr su propósito.24 Por ejemplo, un programa de vacunación debe incluir todas las vacunas de refuerzo recomendadas.

Con respecto a las prestaciones optativas, si bien los estados han creado una amplia gama de programas diferentes, todos ofrecen medicamentos recetados y casi todos cubren los servicios de rehabilitación, anteojos y odontología; por el contrario, tan sólo la mitad cubren los servicios de quiroprácticos y psicólogos, y son pocos los que cubren la atención respiratoria y los servicios de los trabajadores sociales médicos.25

Tanto el Congreso como los estados han recurrido regularmente a Medicaid para afrontar ciertas crisis de salud pública. Con posterioridad a los brotes de tuberculosis a finales de los años ochenta, en 1993 se permitió a los estados que ampliaran el derecho a Medicaid a las personas que dieran positiva la prueba de la tuberculosis.26 Por otro lado, con la finalidad de aumentar las tasas de inmunización pediátrica, Medicaid se amplió en 1994 para costear las vacunas de los niños sin seguro o con seguro insuficiente que no eran beneficiarios de Medicaid.27 En el año 2000, se otorgó a los estados la autoridad para cubrir a las mujeres sin seguro a quienes se les diagnosticaba cáncer mamario o del cuello uterino mediante los programas de tamizaje dirigidos por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.28

LAS EXENCIONES DE MEDICAID

Es frecuente que los estados soliciten permiso del gobierno federal (lo que se conoce como “exenciones”) para desviarse de algún aspecto de las leyes federales. Los estados a veces solicitan exenciones para proporcionar servicios a categorías de personas que de lo contrario no tendrían derecho según la ley federal; otro motivo común es prestar servicios que de lo contrario no podrían ofrecerse. En general, se requiere que las exenciones no “afecten al presupuesto” mientras dure la exención.29

Hay dos tipos principales de exenciones, cada una de las cuales se conoce por la sección del reglamento de la Seguridad Social que la autoriza: las exenciones 1115, que son estatales, y las exenciones 1915(c). Ambas tienen una duración limitada (generalmente de tres a cinco años) y pueden renovarse.30 Las exenciones de hogar y comunidad de la sección 1915(c) se han usado con frecuencia para permitir que los estados ofrezcan un conjunto más completo de servicios a las personas que necesitan una ayuda considerable para vivir en la comunidad, por ejemplo, gestión de casos y habilitación (servicios que enseñan a las personas las aptitudes necesarias para vivir en ambientes que no suponen la reclusión), la atención diurna de adultos y la atención de relevo. En 2006, estaban en efecto 254 exenciones de los servicios en el hogar y en la comunidad (SHC).31Según los datos de afiliación más recientes, que son de 2002, en ese año casi un millón de beneficiarios estaban cubiertos por exenciones 1915(c).

Varios estados han usado la autoridad de investigación y demostración que les conceden las exenciones 1115 para efectuar modificaciones más amplias a los programas de Medicaid. Algunas de estas exenciones permiten redistribuir los fondos de AHPD y usar el dinero ahorrado para ampliar la cobertura. Otras exenciones 1115 se han utilizado más bien para controlar los costos limitando los requisitos de afiliación y las prestaciones. Algunos analistas argumentan que en los últimos años el gobierno de Bush ha permitido que los estados reestructuren ampliamente sus programas al amparo de exenciones 1115 a cambio de aceptar límites agregados prospectivos que se asemejan a las subvenciones en bloque.32

Los estados también han usado la autoridad obtenida por las exenciones para crear programas de “dinero en efectivo y orientación psicosocial”, por los cuales los beneficiarios pueden controlar su propio presupuesto para contratar a un asistente de cuidado personal y adquirir servicios suplementarios encaminados a fomentar su independencia.33 (Para obtener más información, véase el capítulo 7, “La atención a largo plazo”.)

LAS TENDENCIAS DEL GASTO, LA AFILIACIÓN Y LA COBERTURA DE MEDICAID

La Oficina del Presupuesto del Congreso pronostica que el gasto de Medicaid aumentará en la próxima década en más de 8 por ciento al año. Pero el aumento de los costos de la asistencia sanitaria es también tema de preocupación para las aseguradoras privadas, otros programas de asistencia sanitaria y la economía en su conjunto (véase el capítulo 8, “Los costos de la asistencia sanitaria”.) Para poner un ejemplo, la nueva prestación de medicamentos recetados de Medicare probablemente aumente el gasto del programa en 17 por ciento en 2006 y en 14 por ciento en 200734 (véase el capítulo 5, “El programa de medicamentos recetados de Medicare”.)

Medicaid está ligado a la salud fiscal de los estados y en los últimos años el aumento de los ingresos estatales ha sido variable, lo cual condujo a unos estados a hacer recortes en los requisitos de afiliación y en las prestaciones en los últimos cinco años.

A pesar de ello, la crisis económica posterior al 11 de septiembre y otros factores suscitaron aumentos en la afiliación y el gasto de Medicaid. Tan sólo entre los años fiscales 2004 y 2005, los gastos estatales de Medicaid aumentaron a 12,8 por ciento y los gastos federales se incrementaron 4,7 por ciento.35 (Véase el gráfico “El aumento de los gastos de Medicaid por región, años fiscales 2004 y 2005”.) Entre 2000 y 2005, el número de personas afiliadas durante todo un año aumentó de 29,5 millones a 38,1 millones.36 El número de personas que recibían algunos servicios financiados por Medicaid fue mayor y alcanzó aproximadamente 60 millones en 2006.37 Estos aumentos de la cobertura han tenido una repercusión notable: Medicaid y el Programa Estatal de Seguro Médico de los Niños (SCHIP) han logrado reducir el número de niños sin seguro.38 (Para obtener más información sobre la cobertura de los niños, véase el capítulo 3, “La cobertura de asistencia sanitaria de los niños”.)

Una tendencia que está surgiendo en Medicaid es el alejamiento de un modelo único de prestación de servicios. Una parte de las divergencias surge de las decisiones de cada estado con respecto a las opciones que eligen cubrir; otro factor es el modelo fundamental y los cambios del mercado de seguros privados, y un tercer factor es la cantidad de gasto por persona para los distintos grupos de beneficiarios de Medicaid. Esta variación del gasto es amplia: por ejemplo, en 2002, Maine gastó $4 731 por una persona anciana en Medicaid, mientras que el gasto de Connecticut fue de $21 105.39

En el futuro, es probable que la Ley de reducción del déficit de 2005 (DRA) suscite una divergencia aun mayor de los programas de Medicaid en el país. Antes de la DRA, la ley federal limitaba estrictamente lo que los estados podían cobrar a los beneficiarios. Por lo general, estaban prohibidas las primas y las cuotas de afiliación (excepto al amparo de las exenciones), y lo mismo sucedía con otras formas de compartición de los costos para algunos grupos (por ejemplo, embarazadas y niños) y determinados servicios (por ejemplo, la atención de enfermos desahuciados y los servicios de las salas de urgencias). Cuando se permitió la compartición de costos, por lo general se limitó a un nivel “simbólico” de no más de $3. Lo que es más, Medicaid prohibió negar los servicios a un beneficiario si éste no podía pagar.40

La DRA sustituye estas disposiciones y permite un método escalonado de compartición de costos, basado en gran medida en el nivel de los ingresos del beneficiario. Aunque hay excepciones, especialmente para los niños, las nuevas normas permiten cobrar copagos “simbólicos” a las personas cuyos ingresos están por debajo del umbral de pobreza, pero que pueden sumar hasta cinco por ciento de sus ingresos anuales.41

A las personas cuyos ingresos se encuentran entre el 100 y el 150 por ciento del umbral de pobreza se les pueden cobrar costos compartidos hasta 10 por ciento del costo de artículos y servicios específicos por un total de no más de 5 por ciento de sus ingresos. Las personas cuyos ingresos están por arriba del 150 por ciento del umbral de pobreza están sujetas a pagar primas y compartición de costos hasta 20 por ciento del costo de artículos o servicios por un total que no debe pasar del cinco por ciento de sus ingresos. Algunos servicios, especialmente los relacionados con el embarazo y los servicios preventivos para los niños, están exentos de estos copagos.

La ley permite a los estados establecer normas diversas de compartición de costos para distintos grupos de personas y variar la compartición de costos según la zona geográfica. Por ejemplo, a las personas aquejadas de sida se les pueden cobrar cantidades diferentes que a las personas afectadas de enfermedades mentales, o bien los habitantes de las zonas rurales pueden pagar cantidades diferentes de las que pagan los que viven en zonas urbanas. Lo que es más importante, en la actualidad los estados pueden permitir a los proveedores que nieguen la atención a los beneficiarios que no pueden pagar la compartición de costos.42

Imitando al SCHIP, la DRA permite que los estados sustituyan el conjunto ordinario de prestaciones de Medicaid para algunos grupos con “planes de referencia” semejantes al seguro médico comercial. La cobertura de Medicaid puede incluir un plan al alcance de los empleados del estado, el plan ofrecido por la mayor OMAS comercial del estado o el plan de Blue Cross–Blue Shield para los empleados federales. Algunos estados se han apresurado a hacer esto, especialmente Virginia Occidental43 y Idaho.44

Los estados pueden también formular otras normas de cobertura de referencia si éstas son aceptadas como “apropiadas” por el gobierno federal. A las personas discapacitadas no se les puede exigir que se afilien a planes que ofrecen cobertura de referencia, como tampoco se puede hacer esto con las mujeres embarazadas, pero los niños no están exentos. No obstante, si un estado sustituye con un plan de referencia el programa ordinario de Medicaid para los niños, también tiene que proporcionar cobertura “abarcadora” para la prestación de STPTDT.45

Con posterioridad a la sanción del SCHIP en 1997, muchos estados se esforzaron por simplificar los procedimientos de afiliación como un medio de estimular a las personas con derecho a afiliarse para recibir los servicios. Pero a partir del 1 de julio de 2006 surgió la tendencia contraria, pues la DRA exige que los beneficiarios de Medicaid comprueben periódicamente su ciudadanía mediante el pasaporte, el certificado de nacimiento u otros documentos específicos. Si bien el motivo que se aduce para este cambio fue afrontar los problemas de la inmigración, se prevé que plantee grandes dificultades a muchos ciudadanos viejos que no tienen esos documentos.46 Algunos estados, notablemente California y Ohio, decidieron demorar la aplicación de esta disposición.47,48 También se presentó una acción civil colectiva.49

Otras disposiciones de la DRA brindan a los estados nuevos instrumentos para combatir el fraude al permitir que los estados donde hay reglamentos sobre los denunciantes (whistleblowers) que permiten la recuperación de los reclamos de reembolso falsos dirigidos contra Medicaid, se queden con un 10 por ciento de cualquier saldo recuperado.50 Además, como reconocimiento al papel que Medicaid desempeñó para ayudar a los evacuados del huracán Katrina que tenían poca o ninguna documentación a recibir atención médica, la RDA dispuso $2 000 millones en financiamiento suplementario.51

DEBATES Y PROPUESTAS ACTUALES DE POLÍTICAS

La serie de cambios de Medicaid que se presentan en la DRA forman parte del trabajo de la Comisión de Medicaid,52 nombrada por el gobierno de Bush, y la Asociación Nacional de Gobernadores.53 Está previsto que la Comisión de Medicaid presente sus recomendaciones definitivas para “estabilizar” a Medicaid en una serie de propuestas suplementarias que debieron entregarse el 31 de diciembre del 2006.54

Las recomendaciones, algunas de las cuales pueden ser de interés para la 110.a legislatura del Congreso, pueden ir desde modestas hasta radicales. Por ejemplo, entre las ideas que se han debatido durante las reuniones públicas de la Comisión figuran propuestas para dividir Medicaid en distintos programas para atención de enfermos con dolencias agudas, enfermedades crónicas y prevención; convertir el programa al modelo de subvención en bloque; eliminar las categorías de personas que reúnen los requisitos para recibir Medicaid y hacer que en vez de ello lo único que cuente sea la función; crear un nuevo impuesto con el fin de aumentar los ingresos para otorgar subvenciones que ayuden a comprar atención a largo plazo; ordenar que todas las personas compren seguro para la atención a largo plazo; y encontrar maneras para afiliar al programa a los varones jóvenes.55

En vísperas de la sanción de la prestación de medicamentos recetados de Medicare, otro problema es la objeción que han planteado algunos estados al mecanismo de financiamiento que prescribe la ley, conocido popularmente como el “zarpazo” (clawback). La ley de modernización Medicare exige que los estados aporten un financiamiento equivalente al 90 por ciento de la cantidad calculada que de otra forma tendrían que gastar en los medicamentos para la población de los llamados “beneficiarios duales”, compuesta por ancianos de salud frágil y bajos ingresos. Sin embargo, en junio de 2006 la Corte Suprema se negó a recibir una demanda judicial presentada por cinco estados para bloquear la recaudación de fondos estatales.56

De una cosa no hay duda: a medida que Medicaid siga evolucionando, continuarán las tensiones fundamentales intrínsecas entre el gobierno federal y los gobiernos estatales sobre los costos y el control de la cobertura.

IDEAS PARA NOTAS Y REPORTAJES

  • ¿Cómo está cambiando la cobertura de la atención médica de las personas que tienen seguro en su estado? Las pérdidas de las aseguradoras privadas ¿van acompañadas de aumentos de la afiliación de los adultos a Medicaid? ¿Está ocurriendo lo mismo en el caso de los niños?
  • ¿Cuál es el gasto para el año próximo que el programa de Medicaid en su estado ha calculado? ¿Y a cuánto llegará esa suma en cinco años y en 10 años? ¿De qué manera está afectando esto a la presupuestación del estado? ¿Cuáles son las principales ideas para controlar los costos sin sacrificar la cobertura?
  • ¿Cómo se compara su estado con los estados vecinos o con el país en general con respecto a la cobertura y el gasto de Medicaid? Utilizando las hojas de datos corrientes (que se pueden consultar en: http://www.kff.org/mfs/index.jsp), ¿cuáles son las diferencias importantes en cuanto a requisitos para afiliarse, prestaciones y gasto entre su estado y otros? ¿Cuáles son las razones fundamentales de ello?
  • En fecha reciente, ¿qué cambios ha introducido su estado con respecto a los requisitos de afiliación o las prestaciones? ¿Cómo han afectado estas modificaciones al acceso de los beneficiarios? ¿Cómo han afectado a los proveedores de asistencia sanitaria (como hospitales públicos, centros de salud comunitaria o asilos de ancianos) que atienden a un gran número de beneficiarios de Medicaid?
  • ¿Cuáles son los costos relativos de prestar servicios de asistencia médica a los beneficiarios de Medicaid en su estado? La mayor parte del dinero del programa ¿se usa para pagar los servicios de salud de los niños o para la asistencia en asilos de ancianos? ¿Se han propuesto o ha habido recortes recientes en los servicios fundamentales del programa para ciertos grupos de beneficiarios y, de ser así, ello guarda relación con su costo?
  • ¿Se están aplicando en su estado nuevos requisitos de compartición de costos para los beneficiarios y creando nuevos planes de referencia? ¿El estado está afiliando a Medicaid a los niños discapacitados de familias con ingresos más elevados?
  • Los nuevos requisitos de compartición de costos pueden ahorrar dinero a los estados si con ello se logra que la gente desista de afiliarse y se induce a los beneficiarios a solicitar menos servicios. ¿Es esto lo que está sucediendo en su estado?
  • ¿Cómo se están aplicando en su estado los requisitos de presentación de documentos de la ciudadanía que impone la Ley de reducción del déficit? ¿Carecen de documentos las personas ancianas o los residentes de asilos de ancianos? ¿Qué han usado hasta ahora para demostrar la ciudadanía?

EXPERTOS Y SITIOS WEB

Analistas y promotores de la causa
Alker, Joan, Senior Researcher, Center for Children and Families, Georgetown University, 202/784-4075
Brandt, Edward, Jr., Regents Professor Emeritus, Dept. of Health Admin. and Policy, Univ. of Oklahoma Health Sciences Center, 405/271-2115 x.37089
Burton, Alice, Director, State Coverage Initiatives, 202/292.6700
Cohen, Howard, Attorney, HC Associates, Inc., 202-441-0161 
Davis, Karen, President, The Commonwealth Fund, 212/606-3800
Dorn, Stan, Senior Research Associate, Urban Institute, 202/833-7200
Edelman, Toby, Senior Policy Attorney, Center for Medicare Advocacy, 202/216-0028
Feder, Judy, Professor and Dean, Public Policy Institute, Georgetown University, 202/687-8397
Ferguson, Christine, Associate Research Professor, Department of Health Policy, George Washington University, 202/696-6922
Gold, Marsha, Senior Fellow, Mathematica Policy Research, 202/484-4227
Gottlich, Vicki, Senior Policy Attorney, Center for Medicare Advocacy, 202/216-0028 x103
Hawkins, Dan, Vice President, National Association of Community Health Centers, 301/347-0400x3001
Hayes, Robert, President, Medicare Rights Center, 212/869-3850 x15
Helms, Robert, Director of Health Policy Studies, American Enterprise Institute, 202/862-5877
Herrick, Devon, Senior Fellow, National Center for Policy Analysis, 972/386-6272
Hitov, Steven, Managing Attorney, National Health Law Program, 202/289-7661
Holahan, John, Director of Health Policy Research, Urban Institute, 202/261-5666
Ku, Leighton, Senior Fellow of Health Policy, Center on Budget and Policy Priorities, 202/408-1080
Lambrew, Jeanne, Associate Professor of Health Policy, George Washington University, 202/416-0479
Lyons, Barbara, Deputy Director, Commission on Medicaid and the Uninsured, Kaiser Family Foundation, 202-347-5270
Mann, Cindy, Executive Director, Center for Children and Families, Georgetown University, 202/687-0880
Merlis, Mark, Health Policy Consultant, Independent, 215/862-9450
Milligan, Charles, Executive Director, Center for Health Program Development and Management, 410/455-6274
Moore, Judy, Co-Director, National Health Policy Forum, 202/872-0292
Owcharenko, Nina, Senior Policy Analyst, Center for Health Policy Studies, The Heritage Foundation, 202/608-6221
Park, Edwin, Senior Health Policy Analyst, Center on Budget and Policy Priorities, 510/524-8033
Pattison, Scott, Executive Director, National Association of State Budget Officers, 202/624-8804
Pollack, Ron, Executive Director, Families USA, 202/628-3030
Roherty, Martha, Director of Health Policy, Policy and Government Affairs, National Association of State Medicaid Directors, 202/682-0100
Rosen, Dean, Principal, Mehlman, Vogel, Castagnetti, Inc., 202/585-0209  
Rosenbaum, Sara, Chair, Department of Health Policy, George Washington University, 202/530-2343
Rowland, Diane, Executive Vice President, Kaiser Family Foundation, 202/347-5270
Scheppach, Ray, Executive Director, National Governors Association, 202/624-5300
Schneider, Andy, Principal, Medicaid Policy, L.L.C., 202/393-6898
Schoeni, Pat, Executive Director, National Coalition on Health Care, 202/638-7151
Sheils, John, Vice President, The Lewin Group, 703/269-5610
Tallon, James, President, United Hospital Fund, 212/494-0700
Turner, Grace-Marie, President, Galen Institute, 703/299-8900
Vaughan, Bill, Senior Policy Analyst, Consumers Union, 202/462-6262
Waxman, Judy, Vice President for Health and Reproductive Rights, National Women's Law Center, 202/588-5180
Weil, Alan, Executive Director, National Academy for State Health Policy, 202/903-0101
Westmoreland, Tim, Research Professor, Health Policy Institute, Georgetown University, 202/687-1058
Wilson, Joy Johnson, Federal Affairs Counsel, National Conference of State Legislatures, 202/624-5400
Wooldridge, Judith, Senior Vice President, Mathematica Policy Research, 609/275-2370
Wright Edelman, Marian, President, Children's Defense Fund, 202/628-8787
Zuckerman, Steve, Principal Research Associate, The Urban Institute, 202/833-7200

Entidades del gobierno
Allen, Kathryn, Director, Health Care, Government Accountability Office, 202/512-7059
Bradley, Tom, Chief Health Cost Estimates Unit, Congressional Budget Office, 202/226-2602
Hearne, Jean, Specialist in Social Legislation, Congressional Research Service, 202/707-7362
Lasowski, Bill, Deputy Director, Center for Medicaid and State Operations, Centers for Medicare and Medicaid Services, 410/786-2003
Riley, Trish, Director, Maine Governor's Office of Health Policy and Finance, 207/624-7442
Rimkunas, Richard, Head, Health Insurance and Financing, Congressional Research Service, 202/707-7334
Smith, Dennis, Director, Center for Medicaid and State Operations, Centers for Medicare and Medicaid Services, 202/690-7428

Interesados directos
Abernethy, David, Senior Vice President, HIP Health Plans, 202/393-0660
Burch, Christine, Executive Director, National Association of Public Hospitals, 202/585-0100
Craine, Brenda, Director, Washington Media Relations, American Medical Association, 202/789-7447
Gabow, Patricia, CEO and Medical Director, Denver Health, 303/436-6606
Johnson, Thomas, Executive Director, Medicaid Health Plans of America, 202/857-5720
Lind, Keith, Senior Policy Advisor, AARP, 202/434-3845
Mitchell, Alicia, Vice President, Media Relations, American Hospital Association, 202/626-2339
Willson, Peters, Vice President, Public Policy, National Association of Children's Hospitals, 703/684-1355


Sitios Web
AARP     www.aarp.org
Alliance of Community Health Plans    www.achp.org 
American Enterprise Insititute    www.aei.org
American Hospital Association    www.aha.org
American Medical Association    www.ama-assn.org
Center for Health Program Development and Management     www.chpdm.org
Center for Health Services Research and Policy, George Washington University    www.gwumc.edu/sphhs/healthpolicy//chsrp
Center for Medicare Advocacy    www.medicareadvocaay.org
Center on Budget and Policy Priorities    www.cbpp.org
Centers for Medicare and Medicaid Services   www.cms.hhs.gov
Children's Defense Fund    www.childrensdefense.org
The Commonwealth Fund    www.cmwf.org
Congressional Budget Office    www.cbo.gov
Consumers Union     www.consumersunion.org
Denver Health      www.denverhealth.org
Economic & Social Research Institute    www.esresearch.org
Families USA      www.familiesusa.org
George Washington University Department of Health Policy     www.gwhealthpolicy.org
Georgetown University Center for Children and Families     http://ccf.georgetown.edu
Georgetown University Health Policy Institute   http://ihcrp.georgetown.edu/
Georgetown University Public Policy Institute  http://gppi.georgetown.edu/welcome.html 
Government Accountability Office    www.gao.gov
Health Policy R & D    www.hprd.net
Kaiser Commission on Medicaid and the Uninsured    www.kff.org/about/kcmu.cfm
Kaiser Family Foundation    www.kff.org
The Lewin Group    www.lewin.com
Maine Governor's Office for Health Policy and Finance     www.healthpolicy.maine.gov/
Mathematica Policy Research    www.mathematica-mpr.com
Medicaid Health Plans of America    www.mhpa.org
Medicare Rights Center    www.medicarerights.org
National Academy for State Health Policy  www.nashp.org
National Association of Children's Hospitals   www.childrenshospitals.net
National Association of Community Health Centers     www.nachc.com
National Association of Public Hospitals  www.naph.org
National Association of State Budget Officers  www.nasbo.org
National Association of State Medicaid Directors  www.nasmd.org
National Center for Policy Analysis    www.ncpa.org
National Coalition on Health Care    www.nchc.org
National Conference of State Legislatures  www.ncsl.org
National Governors Association    www.nga.org
National Health Law Program    www.healthlaw.org
National Health Policy Forum    www.nhpf.org
National Partnership for Women and Families  www.nationalpartnership.org
National Women's Law Center    www.nwlc.org
Robert Wood Johnson Foundation    www.rwjf.org
State Coverage Initiatives    www.statecoverage.net
United Hospital Fund    www.uhfnyc.org
Urban Institute    www.urban.org 

NOTAS

a Congressional Budget Office (2006). “Medicaid Spending Growth and Options for Controlling Costs.”
(http://ftp.cbo.gov/ftpdocs/73xx/doc7387/07-13-Medicaid.pdf)

b Kaiser Commission on Medicaid and the Uninsured (2006). “The Medicaid Program at a Glance.” May.
(http://www.kff.org/medicaid/upload/7235.pdf). Descargado el 1 de junio de 2006.

c Borger,Christine et al. (2006). “Health Spending Projections through 2015: Changes on the Horizon.” Health Affairs, 25; w61-w73. (www.healthaffairs.org). Descargado el 1 de junio de 2006.

d Kaiser Commission on Medicaid and the Uninsured (2004). “Key Facts: Health Coverage for Low-Income Children.” September.
(http://www.kff.org/uninsured/loader.cfm?url=/commonspot/security/getfile.cfm&PageID=46994). Descargado el 2 de junio de 2006.

e Institute of Medicine of the National Academies (2002). “Health Insurance is a Family Matter.” September.
(http://www.iom.edu/report.asp?id=4356). Descargado el 2 de junio de 2006.

f Crowley, Jeffrey S. & Risa Elias (2003). “Medicaid's Role for People with Disabilities.” Kaiser Commission on Medicaid and the Uninsured, August, p. 10. (http://www.kff.org/medicaid/4027.cfm). Descargado el 2 de junio de 2006.

g Westmoreland, Tim (1999). “Medicaid & HIV/AIDS Policy: A Basic Primer.” Kaiser Family Foundation, July.
(http://www.kff.org/hivaids/upload/Medicaid-and-HIV-AIDS-Policy-A-Basic-Primer-Report.pdf). Descargado el 2 de junio de 2006.

h O’Brien, Ellen (2005). “Medicaid coverage of nursing home costs: Asset shelter for the wealthy or essential safety net?” Georgetown University Long-Term Care Financing Project, May, p. 1. (http://ltc.georgetown.edu/pdfs/nursinghomecosts.pdf). Descargado el 30 de junio de 2006.

i Kaiser Commission on Medicaid and the Uninsured (2005). “Medicaid: A Primer.” July, p. 1.
(http://www.kff.org/medicaid/upload/7334%20Medicaid%20Primer_Final%20for%20posting-3.pdf). Descargado el 2 de junio de 2006.

j “Ryan White CARE Act: An Update of Reauthorization from 2000 to 2004.” (2004) The Body, July.
(http://www.thebody.com/aac/brochures/ryanwhite_reauthorization.html). Descargado el 29 de junio de 2006.

1 Mann, Cindy & Tim Westmoreland (2004). “Attending to Medicaid.” The Journal of Law, Medicine & Ethics, Fall; 32(3), p. 416-425. (http://ihcrp.georgetown.edu/pdfs/ASLME_Paper.pdf). Descargado el 1 de junio de 2006.

2 Dorn, Stan et al. (2005). “Medicaid Responsiveness, Health Coverage, and Economic Resilience: A Preliminary Analysis.” The Health Policy Institute of the Joint Center for Political and Economic Studies, September, p.5.
(http://www.esresearch.org/documents_1-05/Medicaid_Responsive.pdf). Descargado el 4 de junio de 2006.

3 Kaiser Commission on Medicaid and the Uninsured (2005). “Health Coverage for Individuals Affected by Hurricane Katrina: A Comparison of Different Approaches to Extend Medicaid Coverage.” October, p.1. (http://www.kff.org/medicaid/upload/7417.pdf). Descargado el 4 de junio de 2006.

4 Westmoreland, Tim (1999). “Medicaid & HIV/AIDS Policy: A Basic Primer.” Kaiser Family Foundation, July, p. 5.
(http://www.kff.org/hivaids/upload/Medicaid-and-HIV-AIDS-Policy-A-Basic-Primer-Report.pdf). Descargado el 4 de junio de 2006.

5 Perry, Michael (2002). “New York’s Disaster Relief Medicaid: Insights and Implications for Covering Low-Income People.” Kaiser Commission on Medicaid and the Uninsured and the United Hospital Fund, August, p. 1.
(http://www.uhfnyc.org/usr_doc/4062.pdf). Descargado el 29 de junio de 2006.

6 Congressional Budget Office (2006). “Medicaid Spending Growth and Options for Controlling Costs.”
http://ftp.cbo.gov/ftpdocs/73xx/doc7387/07-13-Medicaid.pdf Testimony of Acting Director Donald Marron. Descargado el 14 de julio de 2006.

7 U.S. Census Bureau (2006). “Table HI-1. Health Insurance Coverage Status and Type of Coverage by Sex, Race and Hispanic Origin: 1987 to 2005).” August 31. (www.census.gov/hhes/www/hlthins/historic/hihistt1.html)

8 Borger, Christine et al. (2006). “Health Spending Projections through 2015: Changes on the Horizon.” Health Affairs, 25; w61-w73. (www.healthaffairs.org). Descargado el 1 de junio de 2006.

9 Kaiser Commission on Medicaid and the Uninsured (2006). “The Medicaid Program at a Glance.” May.
(http://www.kff.org/medicaid/upload/7235.pdf). Descargado el 1 de junio de 2006.

10 Scott, Christine (2005). “Medicaid and the Current State Fiscal Crisis.”Congressional Research Service, January. RL31773.

11 Congressional Budget Office (2006). “Medicaid Spending Growth and Options for Controlling Costs.”
http://ftp.cbo.gov/ftpdocs/73xx/doc7387/07-13-Medicaid.pdf Testimony of Acting Director Donald Marron. Descargado el 14 de julio de 2006.

12 Kaiser Commission on Medicaid and the Uninsured (2004). “Key Facts: Health Coverage for Low-Income Children.” September. (http://www.kff.org/uninsured/loader.cfm?url=/commonspot/security/getfile.cfm&PageID=46994). Descargado el 2 de junio de 2006.

13 Institute of Medicine of the National Academies (2002). “Health Insurance is a Family Matter.” September.
(http://www.iom.edu/report.asp?id=4356). Descargado el 2 de junio de 2006.

14 Crowley, Jeffrey S. & Risa Elias (2003). “Medicaid's Role for People with Disabilities.” Kaiser Commission on Medicaid and the Uninsured, August, p. 10. (http://www.kff.org/medicaid/4027.cfm). Descargado el 2 de junio de 2006.

15 Westmoreland, Tim (1999). “Medicaid & HIV/AIDS Policy: A Basic Primer.” Kaiser Family Foundation, July, p. 5.
(http://www.kff.org/hivaids/upload/Medicaid-and-HIV-AIDS-Policy-A-Basic-Primer-Report.pdf). Descargado el 2 de junio de 2006.

16 Congressional Budget Office, “The Cost and Financing of Long-Term Care Services,” testimony of Douglas Holtz-Eakin, April 2005; Table 1. http://www.cbo.gov/showdoc.cfm?index=6316&sequence=0, Descargado el 30 de junio de 2006.

17 Kaiser Commission on Medicaid and the Uninsured (2005). “Medicaid: A Primer.” July, p. 1.
(http://www.kff.org/medicaid/upload/7334%20Medicaid%20Primer_Final%20for%20posting-3.pdf). Descargado el 2 de junio de 2006.

18 “Ryan White CARE Act: An Update of Reauthorization from 2000 to 2004.” (2004) The Body, July.
(http://www.thebody.com/aac/brochures/ryanwhite_reauthorization.html). Descargado el 29 de junio de 2006.

19 Congressional Budget Office (2006). “Medicaid Spending Growth and Options for Controlling Costs.”
http://ftp.cbo.gov/ftpdocs/73xx/doc7387/07-13-Medicaid.pdf, Testimony of Acting Director Donald Marron. Descargado el 14 de julio de 2006.

20 Department of Health and Human Services (2004). “Federal Financial Participation in State Assistance Expenditures, FY 2006.” (http://aspe.os.dhhs.gov/health/fmap06.htm). Descargado el 15 de junio de 2006; y: Department of Health and Human Services (2005). “Federal Financial Participation in State Assistance Expenditures, FY 2006.” (http://aspe.hhs.gov/health/fmap07.htm) Descargado el 30 de junio de 2006.

21 Mann, Cindy & Tim Westmoreland (2004). “Attending to Medicaid.” The Journal of Law, Medicine & Ethics, Fall; 32(3), p. 416-425. (http://ihcrp.georgetown.edu/pdfs/ASLME_Paper.pdf). Descargado el 1 de junio de 2006.

22 Schneider, Andy, et al (2002). “The Medicaid Resource Book.” Kaiser Commission on Medicaid and the Uninsured, July, p. 7. (http://www.kff.org/medicaid/2236-index.cfm). Descargado el 4 de junio de 2006.

23 Kaiser Commission on Medicaid and the Uninsured (2005). “Medicaid: A Primer.” July, p. 6.
(http://www.kff.org/medicaid/upload/7334%20Medicaid%20Primer_Final%20for%20posting-3.pdf). Descargado el 5 de junio de 2006.

24 Schneider, Andy and Rachel Garfield (2003). “Medicaid as Health Insurer: Current Benefits and Flexibility.” Kaiser Commission on Medicaid and the Uninsured, November, p. 4. (http://www.kff.org/medicaid/upload/Medicaid-as-a-Health-Insurer-Current-Benefits-and-Flexibility.pdf) Descargado el 15 de junio de 2006.

25 Kaiser Commission on Medicaid and the Uninsured. “Medicaid Benefits: Online Database.” October 2004.
(http://www.kff.org/medicaid/benefits/service_main.jsp). Descargado el 16 de junio de 2006.

26 Centers for Medicare and Medicaid Services. “Optional Medicaid Benefit for Tuberculosis (TB)-Related Services.”
(http://www.cms.hhs.gov/MedicaidSpecialCovCond/04_Tuberculosis.asp). Descargado el 1 de junio de 2006.

27 Centers for Disease Control and Prevention (2004). “Vaccines for Children Program.” (http://www.cdc.gov/programs/immun10.htm). Descargado el 14 de junio de 2006.

28 Centers for Disease Control and Prevention. “Breast and Cervical Cancer Prevention and Treatment Act of 2000.”
(www.cdc.gov/cancer/nbccedp/bccpdfs/publ354-106.pdf). Descargado el 30 de junio de 2006.

29 Schneider, A., et al, “The Medicaid Resource Book” (2002). Published by the Kaiser Family Foundation. July, p. 82.

30 “Medicaid Waivers.” National Association of State Medicaid Directors. (http://www.nasmd.org/waivers/waivers.htm). Descargado el 30 de junio de 2006.

31 Kaiser Commission on Medicaid and the Uninsured, “Charting a Course for Medicaid: Future Directions in Long-Term Care Coverage” (2006). Background briefing charts, Long-Term Care Roundtable.

32 Kaiser Commission on Medicaid and the Uninsured (2003). “Section 1115 Medicaid and SCHIPWaivers: Policy Implications of Recent Activity.” June, p. 1. (http://www.kff.org/medicaid/upload/Section-1115-Medicaid-and-SCHIP-Waivers-Policy-Implications-of-Recent-Activities-Policy-Brief.pdf). Descargado el 15 de junio de 2006.

33 Alliance for Health Reform (2006). “Cash & Counseling Moves Into the Mainstream.” April, p. 1.
(http://www.allhealth.org/recent/issue_briefs/Cash%20and%20Counseling.pdf). Descargado el 15 de junio de 2006.

34 Congressional Budget Office (2006). “The Budget and Economic Outlook: Fiscal Years 2007-2016.” January, p. XII.
(http://ftp.cbo.gov/ftpdocs/70xx/doc7027/01-26-BudgetOutlook.pdf). Descargado el 5 de junio de 2006.

35 National Association of State Budget Officers (2005). “”2004 State Expenditure Report.” P. 48.
(www.nasbo.org/Publications/PDFs/2004ExpendReport.pdf)

36 U.S. Census Bureau (2006). "Table HI-4. Health Insurance Coverage Status and Type of Coverage by State: All People: 1987 to 2005." (www.census.gov/hhes/www/hlthins/historic/hihistt4.html).

37 Congressional Budget Office (2006). "Medicaid Spending Growth and Options for Controlling Costs."
(http://ftp.cbo.gov/ftpdocs/73xx/doc7387/07-13-Medicaid.pdf), Testimony of Acting Director Donald Marron. Descargado el 14 de julio de 2006.

38Kaiser Commission on Medicaid and the Uninsured (2006). “Medicaid Enrollment and Spending Trends.” May.
(http://www.kff.org/medicaid/upload/7523.pdf). Descargado el 5 de junio de 2006.

39 Kaiser Commission on Medicaid and the Uninsured (2006). “State Medicaid Fact Sheets.” (http://www.kff.org/mfs/index.jsp). Descargado el 16 de junio de 2006.

40 Guyer, Jocelyn, et.al. (2006). “A Review of Medicaid Provisions Affecting Children and Families.” The Center for Children and Families, March, p. 4. (http://jonesd.ihcrp.georgetown.edu/%7ejonesd3/reconbrief013006.pdf). Descargado el 5 de junio de 2006.

41 Nota: Es evidente que hay en la DRA un error de redacción por el cual algunas personas por debajo del umbral de pobreza reciben menos protección que las que están por encima del umbral; se espera en general que el error será corregido ya sea mediante la orientación administrativa del HHS o por una enmienda técnica del Congreso. Véase: Guyer, Jocelyn (2006). “A Summary of Federal Medicaid Cost-Sharing and Premium Standards: Current Law v. The Deficit Reduction Act.” Center for Children and Families, Georgetown University Health Policy Institute. February, p. 3. (http://ccf.georgetown.edu/pdfs/recontable020906.pdf). Descargado el 5 de junio de 2006.

42 Guyer, Jocelyn (2006). “A Summary of Federal Medicaid Cost-Sharing and Premium Standards: Current Law v. The Deficit Reduction Act.” Center for Children and Families, Georgetown University Health Policy Institute. February 8.
(http://ccf.georgetown.edu/pdfs/recontable020906.pdf). Descargado el 5 de junio de 2006.

43 Solomon, Judith (2006). “West Virginia’s Medicaid Changes Unlikely to Reduce State Costs or Improve Beneficiaries’ Health.” Center on Budget and Policy Priorities, May. (http://www.cbpp.org/5-31-06health.htm). Descargado el 30 de junio de 2006.

44 Hahn, Gregory. “Government Approves Idaho Medicaid Overhaul.” Idaho Statesman, May 26.
(http://www.idahostatesman.com/apps/pbcs.dll/article?AID=/20060526/NEWS01/605260367/1002). Descargado el 29 de junio de 2006.

45 Kaiser Commission on Medicaid and the Uninsured (2006). “Deficit Reduction Act of 2005: Implications for Medicaid.” February, p. 3. (http://www.kff.org/medicaid/upload/7465.pdf). Descargado el 4 de junio de 2006.

46 Guyer, Jocelyn, et.al. (2006). “A Review of Medicaid Provisions Affecting Children and Families.” The Center for Children and Families, March, p. 6. (http://jonesd.ihcrp.georgetown.edu/%7ejonesd3/reconbrief013006.pdf). Descargado el 5 de junio de 2006.

47 Lin, Rong-Gong ll (2006). “State to Delay Benefit Rule.” The Los Angeles Times, June 7. (www.namicalifornia.org/documentdetail.aspx?page=newsviews&tabb=currentnews&lang=ENG&idno=254). Descargado el 16 de junio de 2006.

48 Leingang, Matt (2006). “Citizen Medicaid rule awaits.” The Cincinnati Enquirer, June 22.
(http://news.enquirer.com/apps/pbcs.dll/article?AID=/20060622/NEWS01/606220381/1056). Descargado el 29 de junio de 2006.

49 Kemper, Bob (2006). “Medicaid Citizenship Law Faces Court Fight.” The Atlanta Journal-Constitution, June 28.
(http://www.ajc.com/search/content/auto/epaper/editions/today/news_
442a314e25f311bc0083.html
). Descargado el 29 de junio de 2006.

50 Public Law 109-171. (2006). February. (http://frwebgate.access.gpo.gov/cgibin/getdoc.cgi?dbname=109_cong_public_laws&docid=f:publ171.109.pdf). Descargado el 16 de junio de 2006.

51 Kaiser Commission on Medicaid and the Uninsured (2006). “Deficit Reduction Act of 2005: Implications for Medicaid.” February. (http://www.kff.org/medicaid/upload/7465.pdf). Descargado el 4 de junio de 2006.

52 “Medicaid Commission Finds $1 Billion More Than Asked to Cut” (2005). Senior Journal, September 1.
(http://www.seniorjournal.com/NEWS/Medicaid/5-09-01MedicaidCuts.htm). Descargado el 29 de junio de 2006.

53 National Governors Association (2005). “Short-Run Medicaid Reform.” August. (http://www.aapddc.org/News/commission/MedicaidReform.pdf). Descargado el 29 de junio de 2006.

54 Kaiser Daily Health Report (2005). “Federal Medicaid Commission Named; Former Tennessee Governor To Lead Panel,” 11 July. (http://www.kaisernetwork.org/daily_reports/rep_index.cfm?hint=3&DR_ID=31293). Descargado el 29 de junio de 2006.

55 Medicaid Commission (2006). Meeting Summary. May, p. 4. (http://www.aapddc.org/News/commission/downloads/mcMay2006mtg.pdf). Descargado el 29 de junio de 2006.

56 Kaiser Daily Health Report (2006). “Supreme Court Declines to Block Portion of Medicare Law Requiring States to Contribute to Cost of Drug Benefit” 20 June. (http://www.kaisernetwork.org/daily_reports/rep_index.cfm?hint=3&DR_ID=38011). Descargado el 29 de junio de 2006.

 
Search Sourcebook
Please enter your search word or words below to search the current sourcebook.

Graphics for This Chapter

Notas

GASTO TOTAL EFECTIVO Y PREVISTO DE MEDICAID, 2000-2005

MEDICAID COMO PROPORCIÓN DE LOS PRESUPUESTOS DE LOS ESTDAOS, 2004

AFILIACIÓN Y GASTOS DE MEDICAID, 2004

Las prestaciones de Medicaid

Aumento de los gastos de Medicaid por región, años fiscales 2004 y 2005

 

This sourcebook for journalists was made possible with the support of the Robert Wood Johnson Foundation.

Copyright 1997-2014 Alliance for Health Reform
1444 Eye Street, NW, Suite 910 Washington, DC 20005-6573      202-789-2300      202-789-2233 fax      info@allhealth.org      Sitemap